El debut soñado de Martí Crespí

Cualquier defensa firma estrenarse en su nuevo equipo con victoria y portería a cero a domicilio. Por ello, Martí Crespí (Sa Pobla, Mallorca, 15 de junio de 1987) es un hombre feliz y vuelve a sonreír.

Porque, a pesar de contar con ocho años de experiencia en el fútbol profesional español (seis temporadas en Segunda, ascenso incluido con el Xerez CD, y dos cursos en Primera con el RCD Mallorca), estrenarse como azulino el pasado sábado fue mi especial para la última incorporación del equipo cañaílla en este mercado estival: “Significó muchísimo, porque por fin me volví a sentir futbolista en España tras más de un lustro en el extranjero. Me ha costado bastante volver a este nivel y le debo mucho al San Fernando por esta oportunidad, por eso estrenarme con victoria y portería a cero en El Collao fue muy importante”.

El central mallorquín no se esconde y reconoce que sintió el gusanillo previo a cada partido cuando se confirmó su titularidad: “Me enteré en la charla, con el equipo y fueron horas muy bonitas, de nervios y ganas por hacerlo todo bien y ayudar al grupo en un partido importante. Por suerte salió todo genial y sumamos los tres puntos en un partido muy complicado”.

En este sentido, recuerda las palabras del cuerpo técnico justo antes de saltar al césped: “Me dijeron que hiciera y actuase como en cada entreno, soy una persona muy intensa, con temperamento y carácter y eso es lo que intento aportar. No me gusta perder ni contra mis hijos, por eso intento estar activo y contagiar esa energía durante los 90 minutos. Creo que en este primer partido lo conseguí y también cumplí el objetivo de disfrutar del fútbol otra vez después de tanto tiempo”.

En el apartado personal, Crespí agradece el interés del San Fernando en todo momento y se muestra tremendamente comprometido con el proyecto cañaílla: “La alegría para mí y para mi entorno por lo vivido el sábado no te la puedo describir; la pandemia y diferentes circunstancias frenaron mi vuelta a España, he recibido varias negativas y resulta muy difícil explicarle a tus hijos que hay momentos en este deporte en el que toca trabajar a la sombra y esperar tu oportunidad. Por todo ello, la felicidad que tengo hoy es inmensa”.

No obstante, el balear es consciente de la situación y no se deja llevar por la euforia: “Esta liga es muy pero que muy competida y cualquiera te puede complicar el día. El sábado ganamos pero esta semana llega la Balona y tenemos que estar a tope para poder ganar por primera vez en Bahía Sur”.

¿Otra vez titular? “Trabajo desde que llegamos de Alcoy para ello. Tengo que seguir mejorando a nivel físico porque he de reconocer que me noté cansado tras el esfuerzo de los 90 minutos y, además, contamos con futbolistas de nivel en la defensa. No obstante, estoy seguro de que esta exigencia nos hará mejores como equipo y todos los azulinos disfrutaremos de un año muy bonito”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp